Despedirse a la francesa

Despedirse a la francesa es hacerlo por tradición, por ella también te condenabas.

Despedirse a la francesa es hacerlo por tradición, por ella también te condenabas.

Durante el siglo XVIII en la alta sociedad francesa, la moda de retirarse sin despedirse era lo habitual, emulando sin parangón a Jacques de molay, que murió en la hoguera después de haber sufrido la tortura de la inquisición, siete siglos antes, por orden del rey de Francia y hoy, 700 años y 45 días después de cumplirse esa fecha, escribo este post en recuerdo de todas aquellas situaciones en las que uno, por los motivos que sea, actúa de igual forma.

despedirse a la francesa

Sin duda no es un ejemplo a seguir -o sí ? ya veremos- lo cierto es que una de las situaciones que nos hacen comportarnos de esta forma es, lo harto que estamos de alguien o de algo, el amor sin duda pudiera ser recíproco, para esta, también estamos preparados, ancha es Castilla, Extremadura, Andalucia…

Despedirse a la española.

Sancho ¡¡ caminemos en busca de un proyecto que nos ilumine, nos haga seguir viviendo, seguir soñando despiertos, nos obligue a levantarnos con y por pasión, que cuando paremos sea para intercambiar conocimientos y experiencias, de esas que solo la edad y el martirio del tiempo y las arrugas en la piel te concede la vida, caminemos por senderos nuevos para perdernos, y que otros aprovechen la vereda, no prohibamos, eduquemos, sigamos aprendiendo del viejo y sabio que pierde el tiempo con nosotros, y transmitamos como juglares del XXI un nuevo mensaje en forma de tradición, unas veces en tono bajo y con énfasis en los que halla que entonar.

Hagamos Sancho, lo que queramos, lo que nos toque, lo que nos dejen, lo que se pueda…con respeto, comprensión, cariño, deseando que sea recíproco llegado el caso, esperando que con el ejemplo, esfuerzo y esmero, la siembra no nos la pisen cuando nos sigan, por que en algún momento Sancho lo harán.

Esperemos Sancho, que esos proyectos que visionamos no duren tan poco como los vividos, cuanto menos dirijámoslos para no cansarnos – que es lo que siempre nos pasa – y hacia regiones más serenas.

BANDERA EXTREMADURA

Recuerda que tiene que ser actual, moderno, con estrategias de mercado, si es con un padrino mejor, y si este es de tu sector lo bordamos, dejaremos trabajo para la gestoria, el plan de empresa, previo el de viabilidad, que sea coherente, con rigor y control, tú te encargas del análisis de mercado -por lo de la panza- y yo del plan comercial, para la comunicación pediremos presupuestos, para el plan económico y financiero, veremos las ayudas que hay y con ello decidiremos la forma jurídica de nuestro matrimonio, por que así será la única forma de olvidarnos de ese mal legado francés, y entonces y solo entonces, podremos despedirnos como nos gusta, como casi siempre hemos hecho, a la española, que ya sabes que cuando besa, lo hace de verdad…

A tod@s gracias por haber llegado hasta aquí, agradecería comentario, aunque solo sea para corregir que será lo más probable.

Fdo.- Miguel A. Frías

 

Anuncios

3 comments

  1. Yo creía que la expresión “despedirse a la francesa” se refería a la forma como lo hizo el rey José I, cuando salió huyendo de España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s